Enciclopedia Interactiva del Abdomen Alto

Archive for diciembre 2012

Para poder observar los riñones primero tenemos que ubicarlos puede ser colocando el transductor en el reborde costal derecho, en caso del riñón derecho, el hígado puede ser utilizado como ventana acústica para poder ver el riñón derecho.

Si el riñón derecho no se logra visualizar podemos colocar el transductor entre las costillas, intercostal, abriéndose paso para ver el riñón.

En casos extremos se puede colocar al paciente en de cubito prono y ubicar el riñón utilizando la musculatura de la espalda.

Tal cual como se utiliza el hígado como ventana acústica para el riñón derecho, se usa el bazo para el riñón izquierdo y todas las metodologías aplicable en el lado derecho se aplica para poder visualizar el riñón izquierdo.

No olvidar que el paciente se mantenga en apnea ayuda a que los riñones desciendan y queden en mejor posición para su estudio ecográfico.

Esplenomegalia

La ecografía se realiza para determinar la presencia o ausencia de esplenomegalia. Si el aumento de tamaño del bazo es llamativo, es fácil confirmar la esplenomegalia. La ecografía no es habitualmente útil en el diagnóstico específico de la esplenomegalia. Una esplenomegalia escasa o moderada se produce habitualmente por infección, hipertensión portal o sida. Una esplenomegalia más marcada, es generalmente el resultado e alteraciones hematológicos, incluyendo leucemia y linfoma, así como mononucleosis infecciosa. Sus signos ecográficos más representativos son:

  1. Tamaño longitudinal >12 cm o anchura >5 cm.
  2. Ecogenicidad homogénea.
  3. Agrandamiento de los polos esplénicos.
  4. Acentuación de los vasos esplénicos.

 

Esplenomegalia

Tumores de Páncreas

El páncreas es un órgano mixto con 2 funciones principales: Exocrino y Endocrino. Es por esto, que el 95% de los casos son exocrinos, siendo el más frecuente el Adenocarcinoma.

El 5% restante son tumores endocrinos y se denominan de acuerdo con la hormona que fabrican, como Insulinoma, Gastrinoma y Glucagonoma.

En la ecografía se presentan signos directos, en los que se visualizan una masa hipoecogénica, homogénea o heterogénea, mal definida, en el páncreas o en el lecho pancreático. En los pacientes cuyo páncreas tiene una ecogenicidad aumentada, el tumor se identificará mejor por el contraste entre la neoplasia y la ecogenicidad pancreática normal. Cuando se ve una masa isoecogénica hay que fijarse en el tamaño del páncreas y en la nodularidad de su contorno. Los tumores difusos menos frecuentes pueden confundirse con una pancreatitis aguda. El aspecto lobulado de la masa pancreática  y la presentación clínica ayudan a distinguirlos. En el momento del diagnóstico ecográfico, los carcinomas pancreáticos suelen medir más de 2 cm.

También existen signos indirectos como la dilatación del conducto pancreático proximal a la masa pancreática es un hallazgo frecuente. Un conducto pancreático normal mide menos de 2 mm a 3 mm y tiene paredes paralelas y un trayecto recto. Cuando se obstruye pierde su morfología paralela, se hace tortuoso y se acaba bruscamente. El identificar un conducto pancreático dilatado es un hallazgo importante porque puede conducir a la detección de pequeños carcinomas pancreáticos.

La dilatación de la vía biliar es frecuente en lesiones de la cabeza pancreática. El nivel de la obstrucción puede estar en la cabeza, por encima de ésta o en el hilio hepático, dependiendo de la extensión de la lesión o de la presencia de adenopatías asociadas.

En los tumores de páncreas, principalmente en el Adenocarcinoma es frecuente encontrar el signo del doble conducto, que es la dilatación combinada del conducto pancreático y del colédoco.

Puede ocurrir la atrofia de la glándula proximal a la masa obstructiva de la cabeza y verse como hipo o hiperecogénica. En presencia de un cuerpo y una cola hipoecogénicos, el tamaño desproporcionado de la cabeza puede ser la única pista de la existencia de la masa.

Los hallazgos de doppler color muestran un aumento en la velocidad que se atribuye a fistulas arteriovenosas y la disminución de las resistencias a espacios vasculares que carecen de paredes musculares. Sin embargo, el doppler color no ha demostrado ser eficaz para distinguir masas pancreáticas benignas de malignas.

El doppler color y pulsado puede emplearse para valorar el atrapamiento de las estructuras venosas y arteriales de la masa, su oclusión o trombosis.

Tu pancreas cabeza

Tu pancreas cabeza

Tu páncreas cabeza 2

Tu páncreas cabeza

Tu pancreas cuerpo

Tu pancreas cuerpo

Tu pancreas cola 2

Tu pancreas cola

Litiasis

Los cálculos renales son muy frecuentes y afectan al 12% de la población en algún momento de su vida. Los cálculos más frecuentes son los de oxalato cálcico (60 a 80%). Se cree que su formación es multifactorial. Los cálculos caliciales no obstructivos suelen ser asintomáticos si bien los pacientes pueden tener hematuria o dolor.

Si el cálculo pasa al uréter puede quedar detenido en las tres zonas en las que disminuye la luz ureteral:

  1. Unión ureteropélvica.
  2. Bifurcación vasos ilíacos.
  3. Unión ureterovesical.

En la ecografía, los cálculos renales son focos hiperecogénicos con sombra acústica posterior nítida.

En los pacientes con un cólico nefrítico agudo el papel de los métodos de imagen es confirmar el diagnóstico, establecer el tamaño, la localización, número de los cálculos y diagnosticar complicaciones asociadas.

La identificación ecográfica de los cálculos ureterales puede verse dificultada por la interposición de gas intestinal y la localización retroperitoneal profunda del uréter. Sin embargo, la ecografía transvaginal puede demostrar cálculos ureterales distales. Cuando el uréter está dilatado, los 3 cm distales se ven como una estructura tubular hipoecogénica que entra con un trayecto oblicuo en la vejiga. El cálculo se identifica como un foco hiperecogénico con sombra acústica posterior en la luz ureteral. La valoración transabdominal de los chorros ureterales es útil para diagnosticar una obstrucción. Con escala de grises puede verse una línea de ecos que entran en la vejiga desde el orificio ureteral. El empleo del doppler facilita la detección de los chorros ureterales.

También existe presencia de cálculos vesicales, que en ecografías se ven como focos móviles hiperecogénicos con sombra posterior. Si el cálculo es grande puede verse edema de los orificios ureterales y engrosamiento de la pared vesical. En ocasiones los cálculos se adhieren a la pared de la vejiga debido a la inflamación adyacente y se conocen como cálculos vesicales colgantes.

 

Litiasis renal 2

Litiasis renal 3

Angiomiolipoma

Tumores renales benignos compuestos por proporciones variables de tejido adiposo, células musculares lisas y vasos sanguíneos. Pueden ser esporádicos o aparecer en pacientes con esclerosis tuberosa.

El patrón ecográfico de los angiomiolipomas depende la proporción de grasa, músculo liso, elementos vasculares y hemorragia. Típicamente son muy hiperecogénicos comparados con el parénquima renal. Pueden ser localizados en el parénquima o ser exofíticos. Si predominan los componentes musculares, vasculares o la hemorragia, el tumor puede ser hipoecogénico.

Los carcinomas de células renales pequeños también son hiperecogénicos y pueden simular un angiomiolipoma hasta en un 33% de los casos. Por lo tanto se requiere la TC para demostrar la presencia de grasa. Demostraron que la presencia de áreas quísticas intratumorales y de un halo hipoecogénico periférico en una lesión sólida ecogénica sugiere un carcinoma de células renales más que un angiomiolipoma.

También han mostrado que las múltiples interfases grasas y no grasas en un angiomiolipoma junto las importantes diferencias de impedancia acústica en estas interfases provocan una dispersión y atenuación de las ondas de ultrasonido que explican la hiperecogenicidad de la lesión y la presencia de sombra posterior en un 33% y en ninguno de los carcinoma de células renales.

 

Angiomiolipoma

Angiomiolipoma 2

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo transversal.

Bazo transversal.

 

Pancreas 1

 

Pancreas 2

 

 

Pancreas 3

 

 

Pancreas 4

 

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñon izquierdo transversal y Bazo.

Riñon izquierdo transversal y Bazo.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho transversal, Hígado y Vesícula biliar transversal.

Riñón derecho transversal, Hígado y Vesícula biliar transversal.

Riñón izquierdo longitudinal .

Riñón izquierdo longitudinal .

Riñón izquierdo longitudinal.

Riñón izquierdo longitudinal.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.