Enciclopedia Interactiva del Abdomen Alto

Archive for diciembre 2012

Litiasis

Los cálculos renales son muy frecuentes y afectan al 12% de la población en algún momento de su vida. Los cálculos más frecuentes son los de oxalato cálcico (60 a 80%). Se cree que su formación es multifactorial. Los cálculos caliciales no obstructivos suelen ser asintomáticos si bien los pacientes pueden tener hematuria o dolor.

Si el cálculo pasa al uréter puede quedar detenido en las tres zonas en las que disminuye la luz ureteral:

  1. Unión ureteropélvica.
  2. Bifurcación vasos ilíacos.
  3. Unión ureterovesical.

En la ecografía, los cálculos renales son focos hiperecogénicos con sombra acústica posterior nítida.

En los pacientes con un cólico nefrítico agudo el papel de los métodos de imagen es confirmar el diagnóstico, establecer el tamaño, la localización, número de los cálculos y diagnosticar complicaciones asociadas.

La identificación ecográfica de los cálculos ureterales puede verse dificultada por la interposición de gas intestinal y la localización retroperitoneal profunda del uréter. Sin embargo, la ecografía transvaginal puede demostrar cálculos ureterales distales. Cuando el uréter está dilatado, los 3 cm distales se ven como una estructura tubular hipoecogénica que entra con un trayecto oblicuo en la vejiga. El cálculo se identifica como un foco hiperecogénico con sombra acústica posterior en la luz ureteral. La valoración transabdominal de los chorros ureterales es útil para diagnosticar una obstrucción. Con escala de grises puede verse una línea de ecos que entran en la vejiga desde el orificio ureteral. El empleo del doppler facilita la detección de los chorros ureterales.

También existe presencia de cálculos vesicales, que en ecografías se ven como focos móviles hiperecogénicos con sombra posterior. Si el cálculo es grande puede verse edema de los orificios ureterales y engrosamiento de la pared vesical. En ocasiones los cálculos se adhieren a la pared de la vejiga debido a la inflamación adyacente y se conocen como cálculos vesicales colgantes.

 

Litiasis renal 2

Litiasis renal 3

Angiomiolipoma

Tumores renales benignos compuestos por proporciones variables de tejido adiposo, células musculares lisas y vasos sanguíneos. Pueden ser esporádicos o aparecer en pacientes con esclerosis tuberosa.

El patrón ecográfico de los angiomiolipomas depende la proporción de grasa, músculo liso, elementos vasculares y hemorragia. Típicamente son muy hiperecogénicos comparados con el parénquima renal. Pueden ser localizados en el parénquima o ser exofíticos. Si predominan los componentes musculares, vasculares o la hemorragia, el tumor puede ser hipoecogénico.

Los carcinomas de células renales pequeños también son hiperecogénicos y pueden simular un angiomiolipoma hasta en un 33% de los casos. Por lo tanto se requiere la TC para demostrar la presencia de grasa. Demostraron que la presencia de áreas quísticas intratumorales y de un halo hipoecogénico periférico en una lesión sólida ecogénica sugiere un carcinoma de células renales más que un angiomiolipoma.

También han mostrado que las múltiples interfases grasas y no grasas en un angiomiolipoma junto las importantes diferencias de impedancia acústica en estas interfases provocan una dispersión y atenuación de las ondas de ultrasonido que explican la hiperecogenicidad de la lesión y la presencia de sombra posterior en un 33% y en ninguno de los carcinoma de células renales.

 

Angiomiolipoma

Angiomiolipoma 2

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo y Riñón izquierdo.

Bazo transversal.

Bazo transversal.

 

Pancreas 1

 

Pancreas 2

 

 

Pancreas 3

 

 

Pancreas 4

 

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñon izquierdo transversal y Bazo.

Riñon izquierdo transversal y Bazo.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho longitudinal e Hígado.

Riñón derecho transversal, Hígado y Vesícula biliar transversal.

Riñón derecho transversal, Hígado y Vesícula biliar transversal.

Riñón izquierdo longitudinal .

Riñón izquierdo longitudinal .

Riñón izquierdo longitudinal.

Riñón izquierdo longitudinal.

El bazo esta ubicado en el cuadrante superior izquierdo del abdomen

Se relaciona hacia anterior con el estomago, hacia inferior con flexura cólica  izquierda, por posterior diafragma y hacia medial con el riñón izquierdo.

El páncreas esta ubicado  retroperitoneal en la pared posterior del abdomen, hacia la derecha se relaciona con el duodeno y el bazo a la izquierda.

El páncreas al tener cabeza, cuello, cuerpo y cola cada una esta relacionado con diferentes órganos anatómicos.

Cabeza se relaciona con el duodeno, vena cava inferior,arterias y venas renales derechas y vena renal izquierda.

Cuello se relaciona con el píloro gástrico.

Cuerpo del páncreas se relaciona con aorta, arteria mesentérica superior, riñón  y glándula supra renal izquierda.

Cola se relaciona con riñón derecho y flexura cólica izquierda.

Pancreas

Los riñones están ubicados retroperitoneal en la pared posterior del abdomen. Están a ambos lados de la columna vertebral a la altura de las vertebras T12 y L3.

Los riñones por su cara superior se relacionan con diafragma, por inferior con el musculo cuadrado lumbar

El riñón derecho hacia anterior se ve relacionado con hígado, duodeno y colon ascendente.

El riñón izquierdo se relaciona con estomago, bazo, páncreas, yeyuno y el colon descendente.

Aquí haremos referencia a las maniobras y posiciones del paciente para poder visualizar mejor la vesícula biliar.

El estudio de vesícula biliar en ecografía, es colocar el transductor perpendicular a la vesícula biliar, la manera mas fácil de localizar este órgano es colocando el transductor en el plano sagital medio del paciente y seguir el reborde costal derecho.

Las maniobra mas común para que  ayudarnos a des proyectar este órgano y  obtener una mejor imagen son colocar al paciente en de cubito lateral izquierdo o derecho y si es necesario pedir al paciente que se mantenga en apnea por unos segundos impidiendo la movilidad dad dada por la respiración.

Colelitiasis

La detección de colelitiasis es el principal papel de la ecografía vesicular con una sensibilidad y precisión mayor al 95%. Dado que las piedras absorben y reflejan el haz de ultrasonidos, el efecto ecográfico neto es un eco altamente reflectivo, originándose desde la superficie anterior del cálculo y con una sombra acústica posterior. La demostración de la misma es importante porque por que las densidades con sombra se originan en el seno de la vesícula, se correlacionan con colelitiasis en el 100% de los casos, mientras que aquellas densidades sin sombra, se correlacionan con cálculos en tan solo un 50% de los casos. Para identificar ópticamente la sombra acústica posterior, es importante utilizar un transductor con la mayor frecuencia posible para alcanzar la profundidad de piedra.

Algunos de los cálculos pequeños (Diámetro menor a 1 mm) pueden no provocar sombra acústica in vivo, por lo que es útil reposicionar al paciente para intentar apilar pequeñas piedras una sobre otras. El efecto de esta maniobra es formar un agregado de pequeñas piedras que se comporten acústicamente como una piedra mayor y así producir sombra acústica posterior.

Otro rasgo ecográfico que permite alcanzar el diagnóstico de litiasis es la demostración de un movimiento gravitacional de las piedras. En raras ocasiones, bolas de barro o barro biliar espeso, pueden presentarse como masas móviles en la luz vesicular. La naturaleza de este material varía de un caso a otro e incluye parásitos, coágulos de sangre, agregados de pus, barro y material de contraste.

El complejo eco-sombra se origina en la capa más superficial de piedras, mientras que los cálculos más profundos, la bilis intraluminal y la pared de la vesícula se hacen invisibles. El análisis de estas imágenes revela hallazgos característicos que se han descrito como pared-eco-sombra (Triada de WES), o el signo de la sombra en doble arco. Estos signos consisten en dos líneas ecogénicas curvas y paralelas, separada por un fino espacio anecogénico con sombra acústica posterior. La línea proximal es el resultado de la pared más cercana de la vesícula, mientras que la línea ecogénica más profunda resulta de la superficie anterior de las piedras que producen la sombra acústica.

Colelitiasis

Colelitiasis 2

 

Colecistitis Aguda

Ocurre aproximadamente en un tercio de los pacientes con colelitiasis y es secundaria a la obstrucción persistente del cuello vesicular o del conducto cístico por un cálculo. Esto provoca una inflamación de la pared vesicular con grados variables de necrosis e infección.

Los hallazgos pueden sugerir peritonitis difusa o puede haber, engañosamente, pocos síntomas y signos. Basándose en la conducto cístico. Otros criterios ecográficos secundarios son la dilatación vesicular, el barro biliar y el engrosamiento difuso de la pared.

 

Colecistitis aguda

Colecistitis aguda 2

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar

Vesícula Biliar


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.