Enciclopedia Interactiva del Abdomen Alto

Anatomía Patológica.

Posted on: 1 de diciembre de 2012

  • In: Capítulo 5
  • Comentarios desactivados en Anatomía Patológica.

Litiasis

Los cálculos renales son muy frecuentes y afectan al 12% de la población en algún momento de su vida. Los cálculos más frecuentes son los de oxalato cálcico (60 a 80%). Se cree que su formación es multifactorial. Los cálculos caliciales no obstructivos suelen ser asintomáticos si bien los pacientes pueden tener hematuria o dolor.

Si el cálculo pasa al uréter puede quedar detenido en las tres zonas en las que disminuye la luz ureteral:

  1. Unión ureteropélvica.
  2. Bifurcación vasos ilíacos.
  3. Unión ureterovesical.

En la ecografía, los cálculos renales son focos hiperecogénicos con sombra acústica posterior nítida.

En los pacientes con un cólico nefrítico agudo el papel de los métodos de imagen es confirmar el diagnóstico, establecer el tamaño, la localización, número de los cálculos y diagnosticar complicaciones asociadas.

La identificación ecográfica de los cálculos ureterales puede verse dificultada por la interposición de gas intestinal y la localización retroperitoneal profunda del uréter. Sin embargo, la ecografía transvaginal puede demostrar cálculos ureterales distales. Cuando el uréter está dilatado, los 3 cm distales se ven como una estructura tubular hipoecogénica que entra con un trayecto oblicuo en la vejiga. El cálculo se identifica como un foco hiperecogénico con sombra acústica posterior en la luz ureteral. La valoración transabdominal de los chorros ureterales es útil para diagnosticar una obstrucción. Con escala de grises puede verse una línea de ecos que entran en la vejiga desde el orificio ureteral. El empleo del doppler facilita la detección de los chorros ureterales.

También existe presencia de cálculos vesicales, que en ecografías se ven como focos móviles hiperecogénicos con sombra posterior. Si el cálculo es grande puede verse edema de los orificios ureterales y engrosamiento de la pared vesical. En ocasiones los cálculos se adhieren a la pared de la vejiga debido a la inflamación adyacente y se conocen como cálculos vesicales colgantes.

 

Litiasis renal 2

Litiasis renal 3

Angiomiolipoma

Tumores renales benignos compuestos por proporciones variables de tejido adiposo, células musculares lisas y vasos sanguíneos. Pueden ser esporádicos o aparecer en pacientes con esclerosis tuberosa.

El patrón ecográfico de los angiomiolipomas depende la proporción de grasa, músculo liso, elementos vasculares y hemorragia. Típicamente son muy hiperecogénicos comparados con el parénquima renal. Pueden ser localizados en el parénquima o ser exofíticos. Si predominan los componentes musculares, vasculares o la hemorragia, el tumor puede ser hipoecogénico.

Los carcinomas de células renales pequeños también son hiperecogénicos y pueden simular un angiomiolipoma hasta en un 33% de los casos. Por lo tanto se requiere la TC para demostrar la presencia de grasa. Demostraron que la presencia de áreas quísticas intratumorales y de un halo hipoecogénico periférico en una lesión sólida ecogénica sugiere un carcinoma de células renales más que un angiomiolipoma.

También han mostrado que las múltiples interfases grasas y no grasas en un angiomiolipoma junto las importantes diferencias de impedancia acústica en estas interfases provocan una dispersión y atenuación de las ondas de ultrasonido que explican la hiperecogenicidad de la lesión y la presencia de sombra posterior en un 33% y en ninguno de los carcinoma de células renales.

 

Angiomiolipoma

Angiomiolipoma 2