Enciclopedia Interactiva del Abdomen Alto

Anatomía Patológica.

Posted on: 1 de diciembre de 2012

  • In: Capítulo 6
  • Comentarios desactivados en Anatomía Patológica.

Tumores de Páncreas

El páncreas es un órgano mixto con 2 funciones principales: Exocrino y Endocrino. Es por esto, que el 95% de los casos son exocrinos, siendo el más frecuente el Adenocarcinoma.

El 5% restante son tumores endocrinos y se denominan de acuerdo con la hormona que fabrican, como Insulinoma, Gastrinoma y Glucagonoma.

En la ecografía se presentan signos directos, en los que se visualizan una masa hipoecogénica, homogénea o heterogénea, mal definida, en el páncreas o en el lecho pancreático. En los pacientes cuyo páncreas tiene una ecogenicidad aumentada, el tumor se identificará mejor por el contraste entre la neoplasia y la ecogenicidad pancreática normal. Cuando se ve una masa isoecogénica hay que fijarse en el tamaño del páncreas y en la nodularidad de su contorno. Los tumores difusos menos frecuentes pueden confundirse con una pancreatitis aguda. El aspecto lobulado de la masa pancreática  y la presentación clínica ayudan a distinguirlos. En el momento del diagnóstico ecográfico, los carcinomas pancreáticos suelen medir más de 2 cm.

También existen signos indirectos como la dilatación del conducto pancreático proximal a la masa pancreática es un hallazgo frecuente. Un conducto pancreático normal mide menos de 2 mm a 3 mm y tiene paredes paralelas y un trayecto recto. Cuando se obstruye pierde su morfología paralela, se hace tortuoso y se acaba bruscamente. El identificar un conducto pancreático dilatado es un hallazgo importante porque puede conducir a la detección de pequeños carcinomas pancreáticos.

La dilatación de la vía biliar es frecuente en lesiones de la cabeza pancreática. El nivel de la obstrucción puede estar en la cabeza, por encima de ésta o en el hilio hepático, dependiendo de la extensión de la lesión o de la presencia de adenopatías asociadas.

En los tumores de páncreas, principalmente en el Adenocarcinoma es frecuente encontrar el signo del doble conducto, que es la dilatación combinada del conducto pancreático y del colédoco.

Puede ocurrir la atrofia de la glándula proximal a la masa obstructiva de la cabeza y verse como hipo o hiperecogénica. En presencia de un cuerpo y una cola hipoecogénicos, el tamaño desproporcionado de la cabeza puede ser la única pista de la existencia de la masa.

Los hallazgos de doppler color muestran un aumento en la velocidad que se atribuye a fistulas arteriovenosas y la disminución de las resistencias a espacios vasculares que carecen de paredes musculares. Sin embargo, el doppler color no ha demostrado ser eficaz para distinguir masas pancreáticas benignas de malignas.

El doppler color y pulsado puede emplearse para valorar el atrapamiento de las estructuras venosas y arteriales de la masa, su oclusión o trombosis.

Tu pancreas cabeza

Tu pancreas cabeza

Tu páncreas cabeza 2

Tu páncreas cabeza

Tu pancreas cuerpo

Tu pancreas cuerpo

Tu pancreas cola 2

Tu pancreas cola